Share on facebook
Share on google
Share on twitter

Castellar, hábitat natural de la mariposa monarca

El Ayuntamiento de Castellar ha habilitado el denominado Sendero de la Mariposa Monarca, de 5,5 kilómetros, que discurre junto al río Guadarranque desde el puente junto a la venta de la Cantina al puente junto a la venta Jarandilla. Según un estudio hecho por el catedrático de Ecología, Juan Fernández, de la Universidad de Córdoba, el Guadarranque guarda la mayor colonia de esta mariposa de Europa.

Castellar alberga una de las colonias de mariposas monarca más importantes de España. Esto ha provocado la atención de la universidad para el estudio de su permanencia en este hábitat; y en una reciente visita un grupo de científicos informaron que estudiaban incorporar una nueva especie botánica para favorecer la libación de la mariposa.

El misterio de su reproducción en este marco natural radica en la presencia de una planta que alimenta a sus orugas, desechada por los herbívoros por su toxicidad. Para continuar estudiando el comportamiento de los lepidópteros americanos en tierras chisparreras, intentarán alimentar a las madres.

La mariposa monarca (danaus plexippus), que mide aproximadamente diez centímetros, pesa menos de un gramo y tiene colores vistosos. Es probablemente una de las mariposas mejor estudiadas del mundo.

El estudio, liderado por los profesores de Ecología de la Universidad de Córdoba, Juan Fernández Haeger y Diego Jordano Barbudo, señala los enclaves donde la mariposa monarca podría, además de aparecer, completar su ciclo biológico.

Los científicos trabajaron en una zona de 900 kilómetros cuadrados en la franja litoral próxima al Estrecho de Gibraltar demostrando la presencia persistente de las mariposas, sus huevos, orugas o crisálidas, en dos tercios de los rodales existentes. 

Tras concluir su trabajo, los investigadores destacaron la necesidad de proteger estos llamativos insectos, conociendo más profundamente las condiciones de su ciclo biológico y las de las plantas en las que sustentan su vida, de la que se puede disfrutar especialmente en los meses de agosto y septiembre, cuando son más abundantes.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter